20 ene. 2009

Menos es más (a veces)


En mis años de formación en la Escuela de Arquitectura de Madrid me bombardearon con el racionalismo de Le Corbusier y el minimalismo de Álvaro Siza. Era la tendencia mayoritariamente aceptada en aquel momento (hace 10 años).


La tendencia minimalista tiene mucho tirón y todavía hoy se asocia con estatus y buen gusto. Mi opinión es que el minimalismo, precisamente por haber sido aceptado mayoritariamente, ha perdido gran parte de su interés.

Lo cierto es que hay algunos diseños actuales que son minimalistas y excelentes.

Gandia Blasco se dedica a realizar mobiliario para exteriores. Toda su colección es minimalista* y de diseño exquisito.



*Características habituales de un objeto minimalista:
- De colores puros, preferiblemente blanco
- Formas rectas; si puede ser forma de paralepípedo, mejor
- Casi total ausencia de formas curvas

11 comentarios:

lujosabarcelona dijo...

Pues yo siempre había sido de decoraciones más cálidas y coloristas pero he caído rendida ante la puereza de la decoración minimalista. Todo se ve mucho más ordenado...
Besos!

Cris dijo...

Preciosos muebles!

Ahora sólo me falta la casa perfecta para contenerlos... ;-)

El otro día llegó a mis manos un catálogo precioso de muebles italianos que hacen unas cosas increíbles. Es una suerte dedicarse a eso Sue!

Un beso!

Planeta Isabelino, variedades a lo fino dijo...

Totalmente de acuerdo, ¡que viva el minimalismo! ¡qué viva el diseño industrial y todo lo que haga una casa más práctica sin impedir que por ello sea bonita!

Qiwy dijo...

Me encanta el minimalismo, de hecho mi casa es puramente minimal y lo cierto es que estoy encantada no saldría nunca de casa!!!

Gandia Blasco es sublime!

xxx

Nemerae dijo...

A mí me gusta el minimalismo pero con un toque original :) líneas puras pero diferentes, modernas.. me encantan lso muebles así!
1beso!!

Sue dijo...

¡Ya veo que a todas nos encanta el minimal!
Como aprendiz de diseñadora industrial tengo que decir que el minimalismo está bien si es un medio, no un fin en sí mismo. Hay veces que te pones a diseñar y por motivos funcionales y/o ergonómicos el resultado es bastante complejo...
En arquitectura es distinto, puedes adoptar la estética que más te guste dentro de lo que pueda pagar el promotor.

Miss Rosenthal dijo...

A mí me gusta el minimalismo siempre que no pierda el sentido práctico. Tengo una amiga con una casa tan minimal que los libros los tiene guardados en una caja en el trastero. Se puede ser minimalista pero tener libros, fotos, recuerdos a tu alrededor, no???
Y cuándo veremos unos de tus piezas de aprendiz de diseñadora industrial?

Sue dijo...

Miss Rosenthal, claro que el minimal tiene que ser práctico, ¡sino menudo rollo! Dile a tu amiga que hay varias soluciones para colocar los libros, puede darles protagonismo colocándolos de forma estética. Hay algunas baldas que generan efectos escenográficos con los libros. También puede tener un "rincón de los libros" donde reine un desorden ordenado.

Mis diseños por ahora son proyectos. Físicamente sólo tengo alguna muestra de unas aplicaciones gráficas para unos recuerdos de Barcelona y un mueble de mi salón (minimalista, por cierto). Si os interesa ya pondré alguna cosita.

Dione dijo...

Para mí el minimalismo, tanto en arquitectura como decoración, tiene que aplicarse en la dosis exacta. El mejor ejemplo: Frank Lloyd Wright. Me encanta sobre todo su diseño de mobiliario.

Alicia dijo...

Sue, creo que voy a ser el bicho raro de los comentarios porque me gustan los espacios amplios, luminosos y lo práctico y eso creo que es lo único que he comprendido del minimal, siempre me ha parecido frío y poco acogedor pero con la aparición en escena del nuevo barroco casi que lo echo de menos porque de repente todo hay que empapelarlo, estamparlo y llenarlo.
Besos

Sue dijo...

Dione, la arquitectura de Frank Lloyd Wright siempre me ha encantado!

Alicia, a mí el minimalismo me gusta para contrastarlo con otros estilos. Si es muy puro resulta un poco frío como tú bien dices, más apto para un hotel que para una casa.